¿Sabías que un cuarto de los huesos del cuerpo están en los pies?

Son tan complejos como las manos y con una altísima capacidad sensitiva, la información que transmiten al cerebro es vital para nuestra vida. ¿No se merecen el mismo trato y la misma atención que nuestras manos?

¿Sabías que elegir adecuadamente el calzado es la mejor manera de ayudar a tus pies y de que a la vez, ellos te ayuden a tí?

Sí, la mayoría de los problemas del pie están causados por el calzado inadecuado y acaba por dañar a los pies y los tobillos, deformándolos y modificando la manera de andar y de estar de pie. Y por desgracia, hay pocos zapatos en el mercado que realmente respeten la forma del pie y funcionen como funciona un pie.

Uno de los objetivos de @Metatarsalia es proporcionaros esta información para que tú puedas hacer libremente la mejor elección para la salud de tu pie y el de tu familia. Y con esa finalidad trataremos de darte toda la información posible acerca del calzado más adecuado a tus necesidades para evitarte males mayores (y tratamientos costosos).

La mayoría de problemas del pie se pueden evitar si las causas las entiende el paciente y se corrigen a tiempo. Uno de los culpables de toda esa gama de problemas es el calzado (zapatos y botas sobretodo, y algunos calcetines).

El primer motivo para llevar calzado es el de proteger el pie, pero los zapatos disponibles en el mercado y mejor dicho, las marcas comerciales, están más interesados en el diseño atractivo y en sus ventas, menospreciando las consecuencias hacia las modificaciones posturales, los ligamentos, la alineación corporal y el equilibrio.

Algunas personas sí son conscientes del importante papel que juega el calzado en la salud y sí toman medidas. Espero que tú hayas llegado a esta página buscando mejorar la salud de tus pies.


Zapatos de Som Footwear, aptos para el uso con Correct Toes

Quizás ya te vas dando cuenta de la importancia del calzado y de acertar en la compra, bien sean para tu uso o para regular. No es una compra cualquiera y debe hacerse con cuidado y rigor, pensando el fin primero del zapato, que no es otro que ayudar a caminar y proteger al pie. Y si son bonitos pues mejor, pero no invirtamos estos criterios o correremos riesgos a corto plazo (un simple tropiezo puede acabar en un esguince o algo peor) o a largo plazo (callosidades, metatarsalgias, daños en la rodilla, sobrecargas musculares y un sinfín de problemas asociados).

Depende de ti. Nuestra humilde web y empresa no puede llegar a todo el mundo con sus 3, 4 o más pares de zapatos y zapatillas de deporte, y a los que llegamos, no tienen por qué captar nuestro mensaje ni estar de acuerdo. Los cambios ocurren despacio, como los cambios en los pies, pero paso a paso esperamos cambiar tu manera de pensar acerca de los pies y lo importante que son.


Como curiosidad, ¿sabías que sólo el 3% aproximado de las personas que viven en sociedades y culturas sin calzado experimentan problemas en sus pies? Comparado con el 75% de la población que los sufre en nuestras sociedades “avanzadas” es como para pensar que algo estamos haciendo mal.

¿Sabes quién fue Abebe Bikila? Fue un formidable atleta nacido en Etiopia y que logró la medalla de oro en la maratón de los Juegos Olímpicos de Roma 1960, prueba que disputó descalzo, batiendo el que fuera entonces el record del mundo (2h 15m 16s).

Salvando las distancias…, yo mismo he corrido dos maratones y otras carreras populares, pero una de ellas muy especial, la Maratón del Sahara (www.saharamarathon.org) donde entre otros muchos recuerdos, hay uno que viene al caso traeros y es que allí muchos de sus habitantes van descalzos y algunos de ellos disputaban la carrera. Yo recuerdo cómo iba a su lado, manteniendo a duras penas el equilibrio debido a las rocas que había por todas partes y que me dificultaban la carrera, y ellos corrían sin preocupación alguna.

También, a la hora de escalar, otro de mis deportes favoritos, he tenido que quitarme los ajustados pies de gato para hacer algún largo descalzo y dejar reposar un poco los pies. La sensación de escalar descalzo y sentir la fría roca caliza en los pies tampoco se me olvidará.

Los pies tienen memoria. Cuidémoslos.

En este link tienes un pdf que te ayudará a seleccionar correctamente el calzado.

Guía de selección de calzado